Algarrobo. Portal e-Administración.
26 de septiembre de 2017InicioMapa de la webContactarBuscadorPreguntas mas frecuentesCallejero
Ayuntamiento 
Transparencia
Municipio 
Turismo 
Callejero
  Historia
Historia de Algarrobo

Algarrobo, municipio de la Provincia de Málaga, Partido Judicial de Torrox, está situado en las faldas de dos colinas, casi unidas, inmediatas al Río Algarrobo, que en la antigüedad y hasta fines del siglo pasado recibió el nombre de río Frío, el cual a través de una cañada va a desembocar al Mediterráneo. Panorámica de Algarrobo a principios del siglo XX

Para conocer este bello pueblo hay que dejar poco más de 3 kms. la Ctra. N-340 y adentrarse por la carretera comarcal MA-103.

Circundado por el Río Algarrobo y el Río Seco, estos lugares fueron desde épocas remotas asiento de los pueblos más dispares, como testimonian los restos encontrados en las recientes excavaciones llevadas a cabo por los profesores Schubart, del Instituto Arqueológico Alemán y Niameyer de la Universidad de Colonia, junto a un equipo de científicos germanos y españoles, que desde el año 1.967 vienen realizando trabajos de investigación en la zona de Trayamar, Colina del Morro de Mezquitilla y en la desembocadura de Río Vélez.

El poblamiento del término está testimoniado desde la prehistoria. En la localización del Morro de Mezquitilla existió una ciudad ibérica o de la última época de la Edad del Bronce (segunda mitad del III milenio a. C.). Con posterioridad a estos, los fenicios se asentaron en estas tierras dejando uno de los mejores yacimientos existentes en Occidente. Los estudios realizados por los profesores Schubart (del Instituto Arqueológico Alemán) y Niameyer (de la Universidad de Colonia) se centraron en dos puntos concretos de nuestro municipio, el Morro de Mezqutilla y Trayamar. En el primero de ellos y bajo la ciudad ibérica se encontraron restos de ciudades fenicias datadas en los siglos VII y VI a. C. La localización de estas ciudades era sobre un cerro a 30 mts. de altura al este de la cuenca del río Algarrobo. Cuando los fenicios se asentaron en él era una especie de península situada a la entrada de una antigua ensenada marina que con el paso de los años y debido a la deforestación y el abancalamiento sufrido en la zona dicha ensenada padeció una fuerte sedimentación fluvial que alejó el poblado de la zona costera. Justo en la misma línea pero al otro lado del río se encontró la Necrópolis de Trayamar datada a mediados del siglo VII a. C. Se trata de un enterramiento hipogeo (es decir, subterráneo) de tipo comunal con dromos o pasillos en rampa que permitían bajar los cadáveres o restos calcinados o incinerados. En las excavaciones se han encontrado numerosos restos y ánforas de distintos tipos y adornos de gran valía artística y arqueológica. El tipo de obra, los costos que ocasionaron, los ajuares..., comparadas con las tumbas “tipo pozo” denotan la existencia de un grupo social claramente destacado, de un sector privilegiado. 

También pasaron por nuestras tierras de Algarrobo más tarde romanos, los cuales dieron una nueva vida al pueblo fundando una colonia un poco más al este con una vida próspera. Con la caída del Imperio Romano se produjeron las invasiones germanas que obligaron a un núcleo hispano-romano adentrase en los montes para buscar refugio fundando así la actual localización del municipio. Posteriormente son los árabes, quienes impulsan nuevamente el pueblo y sus actividades. Es a ellos a quien debemos el nombre de nuestro pueblo que comenzó llamándose Garrobo y parece haber evolucionado hasta el actual, Algarrobo. Nuestro pueblo, como los que por aquel entonces se encontraban en la Axarquía, se encuentran bajo el abrigo del Castillo de Benthomiz (siglo XI). La villa musulmana contaba con un pequeño núcleo urbano formado por una mezquita y unas cuantas casas dispuestas en torno a ella, con presencia de murallas que lo protegían. De esta época nos queda la disposición de sus calles estrechas, serpenteadas, empinadas y con un cierto carácter laberíntico que fueron así trazadas para poder defenderse de posibles ataques invasores.

Con la rendición de la ciudad de Vélez a las tropas de los Reyes Católicos, en abril de 1487, Algarrobo como otros pueblos rinde armas ante el rey católico que en 1492 concede a D. Pedro Enríquez, adelantado mayor de Andalucía, a Algarrobo junto con Salares y Benascalera en señorío. Por lo que así pasan muchos siglos. Con la reconquista, los moriscos quedaron en libertad, pero por tomar parte en la sublevación fueron expulsados, repoblándose Algarrobo con cristianos viejos y familias procedentes de otras regiones.

No es hasta el 18 de julio de1821 cuando se dio pie al requerimiento de la solicitud de la villa de Algarrobo para formar un Ayuntamiento Constitucional, esto es en la época del trienio liberal (1820 – 1823). También es en este siglo cuando los franceses invaden España y un tal Segovia junto con un grupo de algarrobeños tiende una emboscada en la cuesta de Cómpeta a una patrulla francesa aniquilando a todos sus componentes. Este suceso llegó a oídos del comandante francés en Vélez que mandó quemar la villa. Cuando los soldados se disponían a cumplir su misión, los vecinos encabezados por el alcalde salieron a su paso consiguiendo convencer al destacamento de que los atacantes eran fugitivos de otras tierras y pidiendo les permitieran interceder ante el Gobernador francés en Málaga para poder rebocar la orden del comandante francés en Vélez. Consiguieron un margen de 20 horas para tal cometido. Un joven de la localidad se ofreció voluntario logrando en ese tiempo ir a Málaga, pedir audiencia urgente, convencer al Gobernador y traer el indulto a tiempo de evitar la quema. Cuenta la leyenda que en su misión reventó dos caballos. De la segunda mitad de siglo es el bandolero Manuel Melgares Ruiz (3 de abril de 1837) de cuya partida formaban parte Luis Muñoz García conocido como “El Bizco de el Borge”, Manuel Vertedor García; Antonio Duplas, apodado ‘El Francés’; y Pepe “el Portugués”. Aunque El Bizco de el Borge es el jefe de la cuadrilla, Melgares lo es en realidad debido a su nivel cultural. La teoría al parecer más acertada sobre su final es que fue asesinado a manos de su propia cuadrilla en 1887.

A finales del siglo XIX sufre los efectos del cólera y la filoxera, que arrasó con numerosas plantaciones vinícolas. El 25 de diciembre de 1.884 un terremoto con epicentro en Arenas del Rey, Granada, ocasiona grandes destrozos que obligan a los habitantes a desplazarse a las zonas de alrededor. En 1905 llega el alumbrado al núcleo urbano. El 14 de abril de 1931 llega la II República y Algarrobo ve como uno de sus vecinos D. Enrique Ramos Ramos se convierte en Ministro de Trabajo. Gracias a que nunca se olvidó de su pueblo en ese mismo año llega el teléfono, instalándose la primera línea en el Ayuntamiento.

La Guerra Civil no afectó, afortunadamente, a la vida de los algarrobeños, siendo su toma el 9 de febrero de 1937. En 1975, Algarrobo recibe el premio provincial de embellecimiento; y el 19 de abril de 1979 se celebran las primeras elecciones municipales.

 
Financia y Promueve :
Unión EuropeaMinisterio de Agricultura, Pesca y AlimentaciónJunta de AndalucíaCeder AxarquíaEmprendedores de AndalucíaLeaderDiputación de Málaga
© 2002 - 2017. Ayuntamiento de Algarrobo - C/. Antonio Ruiz Rivas 2 - Tlf. 95 255 24 30 - Fax 95 255 24 23
Información - Aviso Legal - Términos de uso - Política de protección de datos - Accesibilidad